Sus Camellos, con serios problemas de sobrepeso, realizarán en Belén un plan de entrenamiento físico

09:00 de la mañana del 6 de enero de 2013. Igor Ansotegui, un niño de seis años de Irún, descubre sorprendido que los polvorones del pueblo de su abuela (Estepa, Sevilla) han desaparecido de la bandeja con evidentes rastros de migas en el salón, la cocina y la entrada del hogar. “Dejé tres cuencos de leche semidesnatada con cereales. Pero se ve que tenían más hambre. Se han comido todo, todo…” afirma Igor sorprendido y emocionado.

reyes-magos

En efecto, se trata de los camellos de los Reyes Magos. Y casi un año después, Melchor, Gaspar y Baltasar han tomado una serie de medidas que afectarán al transporte de los regalos. “Los camellos pueden aguantar hasta diez días sin beber agua, pero los nuestros no pueden estar sin comer más de siete minutos”. Son palabras de Baltarsar, en referencia a Rómulo, Fermín y Jacky, que durante décadas se han encargado de llevar los regalos a todos los hogares españoles. “Los tres tienen problemas de sobrepeso, por lo que se quedarán en Belén (Cisjordania) realizando un plan de entrenamiento físico para camellos” afirma Baltasar.

Mientras tanto, en ausencia de los camellos los Reyes Magos han optado por desplazarse con Amovens, la plataforma española líder de coche compartido. “Hemos publicado un viaje para el 5 de enero desde Belén a Chiclana, donde comenzamos la cabalgata, ya que el alcalde del pueblo es un gran amigo nuestro” confiesa Gaspar.

Por su parte, Melchor ha resaltado en los motivos por los que han optado por esta plataforma. “Repartir regalos es un trabajo bonito pero duro y buscábamos una solución tan rápida como práctica. Además, es una buena causa para fomentar la movilidad sostenible y movilidad es, precisamente, lo que necesitaban nuestros”.

Igor Ansotegui, ahora con siete años, ha mostrado su entusiasmo con esta noticia. “Siempre me he preguntado por qué dejamos comida a los camellos y no a los Reyes Magos. Este año les dejaré una lasaña de mi abuelo, pero de verduras. ¡No vaya a ser que también engorden mucho!”.

Share Button