Entrevistamos a Albert Cañigueral: “El carpooling representa un pequeño paso respecto a actitudes que muchos usuarios ya tienen”

Hoy entrevistamos a Albert Cañigueral, fundador de ConsumoColaborativo.com, referencia en lengua española para varios aspectos de la economía de la colaboración. Además, es el conector de Ouishare en España. Nos cuenta sus impresiones sobre el consumo colaborativo en España.
1. ¿Cómo definirías el consumo colaborativo? ¿Qué es y para qué sirve? 
El consumo colaborativo es el resultado de aplicar las tecnologías de Internet a actividades de intercambio, alquiler, regalo, etc. que han acontecido toda la vida en círculos familiares y de amistad. El consumo colaborativo amplia el círculo de estas actividades y las acelera y aumenta de una manera que tienen un impacto relevante en la economía.
El consumo colaborativo es un cambio cultural que surge como alternativa al hiperconsumo y que engloba a iniciativas donde el acceso prima ante la propiedad (bicing, bluemove, amovens, etc.), donde los bienes se redistribuyen (ebay, nolotiro.org, segundamanita, etc.) o donde la gente se junta para compartir espacios (coworking) o tiempo (bancos de tiempo). En nuestro blog hay un directorio de iniciativas en España.
Los usuarios perciben sobretodo los beneficios económicos (ahorro de dinero, ganancia de dinero o uso de mecanismos alternativos al dinero) aunque también hay beneficios sociales y ecológicos muy importantes.
2. ¿Cómo crees que influyen las nuevas tecnologías y las redes sociales en este fenómeno? 
Las nuevas tecnologías y las redes sociales han sido claves para la difusión del consumo colaborativo. De entrada los usuarios han aprendido el valor de compartir en el mundo digital y ahora están migrando estos comportamientos fuera de Internet.  Se habla del consumo colaborativo como una tercera ola de Internet donde se usa Internet para encontrarse y generar confianza pero donde la actividad tiene lugar fuera de Internet.
Los beneficios de los servicios de consumo colaborativo resultan evidentes a la mayoría de los usuarios y se sienten inteligentes por ello. Estos mismos usuarios usan las redes sociales para difundir sus nuevas actitudes en sus redes de influencia y aumentan la velocidad de adopción de estos nuevos servicios.
3. ¿Cuáles consideras que son las claves para que este concepto funcione?
Varios autores y estudios han identificado la generación de confianza entre desconocidos como factor clave para el éxito de los servicios colaborativos. A menudo al hablar con emprendedores comentamos que la tecnología se trata de un mal necesario para el funcionamiento de servicio, pero que deben focalizar sus esfuerzos en la generación de comunidad entre sus usuarios tanto online como offline, usando la generación de confianza entre desconocidos como punto central de toda la comunidad.
4. ¿Crees que está consiguiendo una aceptación positiva en España comparando con otros países? ¿Cómo crees que puede evolucionar? 
Sin duda. Aunque Francia, Reino Unido o Estados Unidos aún llevan la delantera, España, en parte debido a la profundidad de la crisis, está adoptando de manera muy rápida los servicios de consumo colaborativo. Los medios de comunicación están recopilando este boom y ayudando también a su difusión.
Tras poder conocer de primera mano tanto emprendedores como usuarios de consumo colaborativo en otros países puedo comentar que los españoles tenemos un gran interés en la innovación socio-ecológica y que nos gusta probar todos los nuevos servicios.
5. ¿Qué iniciativa de consumo colaborativo echas en falta en España? ¿Cual es la iniciativa más curiosa?
Hay gran variedad de iniciativas de todo tipo, algunas “inventadas” desde España y algunas “importadas”. Echo en falta un mayor compromiso por parte de las administraciones y las grandes empresas en el uso y promoción del consumo colaborativo, y de  hecho, nuestra labor profesional se centra en mejorar este punto.
Resulta difícil identificar una única iniciativa como la más curiosa. Con la experiencia acumulada hasta el momento puedo comentar que las iniciativas P2P que permite un cierto lucro a los usuarios (ej. Airbnb) están acaparando la mayor atención por parte de los usuarios y los medios. Por otro lado aquellas iniciativas que se centran en la creación de una comunidad muy fuerte y que prescinden del dinero resultan más interesantes a nivel transformador pero reciben menos atención al ser difícil medir su impacto en el bienestar de sus usuarios y en la economía en su conjunto.
6. ¿Qué opinas del carpooling?
En las charlas y talleres que hacemos siempre usamos el carpooling como primer ejemplo por ofrecer beneficios evidentes y por representar un pequeño paso respecto a actitudes que muchos usuarios ya tienen (ir en el coche de un amigo pasa a ser ir en el coche de un desconocido con el que he podido establecer el nivel suficiente de confianza a priori).
Al igual que ver toda la comida que se tira a la basura resulta impactante, también lo es saber la cantidad de asientos vacíos que existen cada día en España y que deberían intentar ocuparse.
Amovens en particular me gusta por su enfoque a nivel de eventos nacionales que mueven mucho público y que requieren de una solución eficaz de movilidad.
The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Goto Top